TÉCNICAS PARA ARMAR UN CIGARRO

TÉCNICAS PARA ARMAR UN CIGARRO

 

El armado de cigarros a mano es una habilidad increíblemente difícil que solo se puede dominar después de años de práctica. Si ha visto algún video de armado o “torcido” de cigarros, probablemente acepte que el paso que parece ser el más directo y sencillo es agrupar las hojas de relleno. Sin embargo, incluso este paso aparentemente básico puede ser increíblemente complejo. Hay cuatro técnicas principales para agrupar el tabaco de relleno para cigarros puros o parejo: máquina asistida, libro, acordeón y entubado.

 

Todos los Habanos, salvo algunas excepciones, se hacen de la misma forma en que históricamente se han confeccionado por los Torcedores y Torcedoras, cuyas experimentadas manos no pueden ser igualadas por máquina alguna. Como herramientas sólo usan: una tabla de madera, dos cortadores (la chaveta y un pequeño casquillo), una guillotina, un pomo de goma vegetal natural insípida e incolora, el cepo (para verificar longitud y diámetro del puro), y lo más importante la destreza de sus manos Hay cuatro categorías de Torcedores, y sólo al de mayor categoría se le permite confeccionar los Habanos de mayor tamaño y de mayor complejidad. Hacen falta muchos años para alcanzar la cima de este tradicional arte, donde solo una cosa ha cambiado con el tiempo: en la actualidad la gran mayoría de los Torcedores son mujeres, es decir Torcedoras. Es tradición que un lector acompañe con su lectura a los Torcedores en su trabajo, bien sea leyendo el periódico o bien novelas escogidas por elección popular.

TORCIDO (TOTALMENTE A MANO)

En primer lugar, la Torcedora pone ante sí las dos, o a veces tres, medias hojas que forman el capote, colocadas en forma tal que la cara posterior de la hoja donde están más pronunciadas las venas quede hacia adentro cuando realiza el torcido del puro. Acto seguido, agrupa las hojas de la tripa, doblando y alineando cada hoja para asegurar el ininterrumpido paso del humo en el puro terminado. Todas las hojas se colocan con los extremos de la hoja de sabor menos fuerte hacia lo que será la punta encendida del puro. Así el sabor se intensificará a medida que se fuma. La hoja con el sabor más fuerte y con una combustión más lenta, ligero, se sitúa siempre en el medio de las otras hojas.

 

Ahora la Torcedora forma el bonche, enrollando las hojas de tripa con el capote, de acuerdo al diámetro preciso del Habano que se esté realizando. El torcido comienza en lo que será la boquilla (parte por la que se encenderá el puro). La compresión de la tripa debe ser igual en todos los puntos. La cabeza del bonche se corta con ayuda de la guillotina. La Torcedora confecciona los bonches y los prensa durante al menos 30 minutos en un molde de madera para darles forma. A continuación, la Torcedora prepara la mitad de la hoja de capa, aún húmeda, para que se ajuste perfectamente a la forma del bonche. La sitúa sobre la tabla con la cara que más pronunciadas tenga las venas hacia arriba, dejando que el lado más suave esté visible en la parte externa del puro.

 

El bonche se pone sobre la hoja de capa y se envuelve en ella, situando la punta de la hoja de la capa en la boquilla o pie del puro. Con destreza, la punta de los dedos estira y endereza con gran cuidado la hoja en la medida en que el bonche se envuelve en la capa. El estirado de la hoja tiene que ser perfecto. A continuación viene el gorro. Primero se corta una sección, llamada “bandera”, de la hoja sobrante de la capa. Esta se envuelve alrededor de la perilla para cerrar la punta y asegurar la capa. Para darle el toque final, se corta con el casquillo un pequeño disco en la hoja de capa y se pega sobre la bandera con goma vegetal. Por último, el puro se corta con la guillotina al tamaño deseado y así concluye el trabajo.

OTROS MÉTODOS (TOTALMENTE A MANO) TRIPA CORTA

Los recortes de los bonches de los puros de tripa larga se combinan con otros tipos de tabaco escogidos y cortados en pedazos para crear las ligadas de los Habanos de tripa corta. El Torcedor enrolla la tripa en la hoja de capote, con la ayuda de un paño flexible que está sujeto a su banco para formar un bonche firme. La capa se coloca manualmente en la forma tradicional.

OTROS MÉTODOS (MECANIZADO)

Los recortes de los bonches de los puros de tripa larga se combinan con otros tipos de tabaco escogidos y cortados en pedazos para crear las ligadas de los Habanos de tripa corta. El Torcedor enrolla la tripa en la hoja de capote, con la ayuda de un paño flexible que está sujeto a su banco para formar un bonche firme. La capa se coloca manualmente en la forma tradicional.

Fuente:

Habanos S.A

Purotabaco Argentina

Casa Americo

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *